La Espada de Shannara

La Espada de Shannara

Título: La Espada de Shanara
Título original: The Sword of Shannara
Autor: Terry Brooks
Año de esta edición: 1988
Edita: Acervo
Primer volumen de la “Trilogía de Shannara”. Compuesta por, La Espada de Shannara, Las Piedras Élficas de Shannara, El Cantar de Shannara.
ISBN: 978-84-7002-455-9

Resumen oficial del libro

Hacía mucho tiempo que las guerras habían arruinado al mundo y obligado a la humanidad a contender con otras razas: gnomos, trolls, enanos y elfos. Pero en la paz de Val Sombrío, el medioelfo Shea Ohmsford se sentía ajeno a tales problemas hasta que llegó el gigante Allanon, dotado de unos extraños poderes druídicos, para revelar que el supuestamente difunto Señor de los Brujos estaba planeando destruir la Tierra. La única arma contra el poder de las tinieblas era la Espada de Shannara; y Shea, el único hombre que podía esgrimirla.

Al parecer Timun Mas no respetó la división original del libro y empezó a vender la saga en tres volúmenes distintos por libro(el libro entero tiene 654 Pág.) . Este ISBN corresponde a una edición conjunta de Acervo, los tres volúmenes de la trilogía.

La Espada de Shannara es básicamente un libro de aventuras. Terry Brooks en su página web subió un prólogo que hizo para una reedición de La Espada de Shannara en 1991. Acervo solamente ha editado una sola vez esta trilogía pero era una edición especial para venderla conjuntamente. Ignoro si anteriormente la editaron por volúmenes separados y si dicho prólogo está incluído en esos supuestos volúmenes o en las ediciones ya descatalogadfos de Timun Mas. Brooks nos dice que la historia que el quería escribir eran las de Alejandro Dumas, Walter Scot, Conan Doyle, Stevenson. Marca en negrita El Prisionero de Zenda, pero salta a la vista que su prosa es mucho más densa y elaborada que la de Anthony Hope, también mejor.
Brooks en sus “Author Note’s” explica que varios años después de haber escrito decidió enviar La Espada de Shannara a su cuñado que vivía en Nueva York para que lo enviara a las editoriales. La primera fue DAW Brooks. Después de meses le fue devuelto el libro. El editor le adjuntó un par de recomendaciones: que no usara pseudónimo y lo enviara a Lester del Rey, editor de fantasí de Ballantine. Brooks no había querido inicialmente enviar el libro a Ballantine porque era la editorial de Tolkien y le pareció aspirar a demasiado. Pero finalmente lo hizo. Otra vez le tocó esperar meses. Le llamó Lester del Rey y le preguntó si quería trabajar con él; Brooks creyó que se estaba riendo de él..
¿No les ha llamado la atención algo de lo que he dicho?¿Por ejemplo, que editor Wolheim le devolviera el libro?. ¿No es extraño que Brooks esperase contestación?. En España, un escritor no debe esperar a que su copia le sea devuelta, ni a recibir respuesta de la editoral. Libro rechazado, libro que va a la basura. ¿Tanto respeto hay al escritor en Estados Unidos?.

Cuando Terry Brooks publicó la trilogía de Shannara, la crítica y el público lo pusieron al lado de Tolkien. Sin embargo, el público de habla hinspana parece estar dándole la espalda. Las críticas que leo son mayoritariamente despectivas, aunque sigue teniendo su pequeño grupo de fans. Los libros de Shannara no los veo en ningún listado de “las mejores sagas del género fantástico” y no todos los libros se han publicado en España. ¿Qué ha pasado?. Uno de los factores del éxito de un libro es el contexto en que fue editado. Cuando se publica La Espada de Shannara, la población estadounidese sigue aún impactada por las barbaridades que han hecho y sus soldados han vuelto física y mentalemente lisiados. La gente necesita libros bonitos que les devuelva la ilusión. Gentes nobles que luchen contra el aml, un mal verdaderamente malo sobre el que no es posible sentir ningúna empatía porque no ha sido creado por seres humanos. Resumiendo, eludir la realidad. El Señor de los Anillos cumplió esa función durante la II Guerra Mundial.

Los personajes corresponde con el ideal de héroe. Menion Leah es incapaz de atacar a alguien por la espalda a no ser que le haya atacado antes.

Acerbo edita en septiembre de 1988. Son once años de restraso con respecto a la edición inglesa. Timun Mas, la principal editorial del género empieza en ¡¡¡1997!!!¡¡tardísimo!!
A finales de los noventa y sobretodo principios del presente siglo empieza a llegar autores completamente diferentes: George Martin (Canción de Hielo y Fuego), Terry Goodking (La Espada de la Verdad), más tarde Andrzej Sapkowski (Geralt de Rivia). Autores con una narración morbosa de mucho sexo y violencia con unos protagonistas que en muchos casos tienen más de villanos que de héroes. Y una persona con sensibilidad literaria debe alejarse de ellos como de la peste, especialmente de los primeros que los conozco más.
Terry Brooks es un escritor muy clásico: gente buena con valores morales asentados lucha contra gente mala que tiene una ambición infinita. Lo cual, para los fans de los autores mencionados, La trilogía de Shannara les debe resultar soporífera y malísima, por supuesto. Antes, recurrir al morbo significaba no tener talento para describir un mundo afectivao y mental sólido. Era sinónimo de autor malo o libro-basura. Ahora parece lo contrario. Me pregunto si los lectores de Goodking y Martin serían capaces de entender mínimamente un libro como El Corazón de las Tinieblas de Joseph Conrad….

Sobre el libro en sí.

Hay pequeños párrafos que me han llamado la atención.
Puede que estemos al borde de la mayor guerra de los últimos mil años, pero nadie quiere aceptar el hecho todo el mundo se comporta de la misma forma: dejan que unos cuantos se encarguen de las puertas de la ciudad, mientras el resto se desentiende y vulve ssu hogares. Es una constumbre: depender de unos pocos para que protejan al resto. Y entonces un día los pocos no son suficientes, y el enemigo entra en la ciudad, atravesando las puertas abiertas-.
Este párrafo me ha traído recuerdos sobre nuestra vida real, ha sido como ver fotos viejas. El precio de no querer reconocer la realidad que uno vive suele ser la propia destrucción, es fruto de la cobardía, es algo muy común en nuestros días.Me he acordado cuando se suprimió el servicio militar en España y la gente decía –ya nos protejerá la OTAN-, pero puede que esta no considere interesante molestarse el protegernos, haga la vista gorda, etc…

La Espada de Shannara no es que se prodigue en temas filosóficos pero el tema de “la verdad”, no está del todo bien tratado. Aquí “la verdad” se entiende como verdad=otra cara de la moneda. No es que la idea esté mal, pero no sería del todo correcta, lo correcto sería asocial la verdad a los valores que la persona tiene: “la verdad”, es “su verdad”. Algo dependiente de la ética, la visión que tiene la persona sobre el bien y el mal. No profundiza en ellos pero tampoco le da tiempo (no quiero chafar toda la novela a los que no la hayan leído).

Otro párrafo que me llamó la atención es cuendo Shea ve el resultado de una batalla, osea, los cadáveres.

En ese momento, supo que lo que significaba realmente la muerte y tuvo miedo. No había ninguna aventura en ella, ningún propósito ni elección, nada excepto la nauseabunda repugnancia, la consternación, todos aquellos humanos habían muerto por alguna razón absurda, muerto uizá sin saber exactamente por qué luchaban. Nada merecía aquella terrible matanza, nada”.

Yo pregunto..¿por nada merece la pena morir?,¿por nada merece la pena matar?. Es un pensamiento propio de nuestros días. Hasta hace pocos años la gente se mataba en ideas de progreso. Ahora parece que nuestra civilización ha caído en la nada. Lástima que el autor no profundizase en un concepto ético tan interesante. Pero no creo que se le pueda pedir más a un autor novel. Brooks es buen escritor pero no es Conrad ni La espada de Shannara es La locura de Almáyer. Pero está claro que la gente que acompaña a Shea en la búsqueda de La espada de Shannara tiene claro que sí que hay algo por lo que merece la pena morir. Hasta su hermano Flick está con él porque lo quiere demasiado para dejarlo solo.

Un aspecto muy acertado es la locura del príncipe Palance. Hay un análisis psicológico espléndido del personaje. La cuestión que plantea Brooks: ¿es la locura la que lleva a la ambición o la ambición la que lleva a la locura?¿cuál es la que es más poderosa en el personaje, la ambición o la demencia?

A esta novela se le achaca que La espada de Shannara es exesivamente parecida a La Comunidad del Anillo, sobretodo en sus personajes. Es cierto. Hay un fallo importante en el libro: no hay villanos con carisma (los Naz’gul son memorables en La Comunidad del Anillo), eso le resta mucho atractivo. Hay cosas que se prestan a la confusión; los gnomos no son lo que entendemos por gnomos, aquí son más altos y con piel amarilla; a veces el término “humano” está generalizado a todos los mortales, no sólo a la especie humana como tal.
Hay un error generalizado en los comentarios que he leído en internet: Allaron no es Galdalf. El druida hace la función del mago Galfalf en El Señor de los Anillos: es el que
Avisa del peligro y reúne personas para combatirlo. Al margen de diferencias físicas tiene una gran diferencia psicológica: el sentido del humor. Allaron es muy sarcástico y muchas veces habla en tono de burla ¡hasta Galdalf es más simpático y respetuoso!. Mi personaje favorito del libro es el rey Eventine Elessedil pero mi preferido de la saga es Allaron. Cuando terminé el libro y reflexioné sobre la historia de Allaron y Brona me di cuenta que algo del personaje no encajaba (el porqué es tan viejo, para ser exactos), o estaba mal hecho o Brooks se guardaba sus mejores cartas en lo tocante al druida. En el último volumen de la trilogía descubrí que era lo segundo.

 

 
Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
  Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
             
 
 
Text-to-speech function is limited to 100 characters
 

 

 
Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
  Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
             
 
 
Text-to-speech function is limited to 100 characters
 

Articulo publicado en Literatura con las etiquetas: , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to La Espada de Shannara

  1. qisties dice:

    ¡Qué impaciencia!¡ni siquiera he escrito los comentarios de los dos libros siguientes! XDLa Comunidad del Anillo tiene villanos con carisma, que es algo básico para enganchar. Tolkien ya ha alcanzado la categoría de "culto" lo cual nadie va a atizar contra él, además es el padre de la fantasía épica.A este volumen le falta un poco de originalidad, eso le pesa. Bueno, de los seguidores de Canción de Hielo y Fuego aún tengo esperanzas de que un dia entiendan a Conrad. Pero no guardo ninguna esperanza por parte de los fans de La Espada de la Verdad…

  2. spe dice:

    Vaya! A ver si le hincas el diente a la segunda trilogía.Al menos parecen entretenidos y bastante bien escritos, lo cual ya es bastante 😀 (aunque al parecer, les has encontrado algún fallo por falta de profundidad o ambigüedad).EL retraso puede ser significativo, pero no creo que eso sea todo. Al fin y al cabo todos nos hemos leído con retraso el señor de los anillos con respecto a la fecha de publicación original 😀 y no por ello ha recibido críticas brutales ni se ha dejado de leer.El tiempo pone todo en su sitio, tal vez a la trilogía esta le falte algo, carisma, originalidad o simplemente feeling con el lector.Y con respecto a algunas aberraciones como la espada de la verdad creo que el tiempo y el cambio de modas las pondrá en su sitio. A Martin lo dejo un poco aparte porque la profundidad de tramas y personajes al menos obligan a pensar jaja XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 14 13 ?