La Reina Élfica de Shannara

La Reina Élfica de Shannara
Título: La Reina Elfica de Shannara – La herencia de Shannara III
Autor: Terry Brooks
Edita: Acervo
Año de edición original: 1992
Año de esta edición: 1994
ISBN: 84-7002-449-3
 
 
 
La Reina Élfica de Shannara es el último libro de la saga de Shannara que editó Acervo para su colección de ciencia ficción y fantasía, la continuación, Los Talismanes de Shannara lo dividió en dos volúmenes Timun Mas.
 
 
La protagonista de este libro básicamente es Wren, a la que Allaron encargó la búsqueda de los elfos. Los elfos son un pueblo que prácticamente ya ha pasado a ser leyenda porque nadie los ha visto en años.
La búsqueda de Wren es lo más parecido a la odisea, tiene una tensión angustiosa.
Hasta ahora los elfos eran retratados como un pueblo valiente y noble (Las Piedras Élficas de Shannara). Pero todo cambia ahora, Terry Brooks retrata a los elfos de La Reina Élfica de Shannara como una civilización decadente tanto en lo material como en lo  moral. Probablemente no fuera la intención exacta del autor pero el libro entraña una moraleja: la cobardía, la irresponsabilidad, la ambición y el hedonismo lleva a la autodestrucción. Los cobardes, los tontos y los ambiciosos pueden llegar a hacer estragos y si además hay alguno que se siente especialmente “iluminado” ni hablemos. A los elfos de la isla de Morrowindl “les han crecido los enanos”. Me gusta una frase con la que describe Brooks la situación del lugar –El mundo de la isla salió del recuerdo y la rodeó; un frenético  amante maldito, demasiado peligroso para cualquier relación-.
Mi personaje preferido es Stressa una criatura creada y deformada por la magia. Originariamente vigilaba granjas pero es el personaje más sincero y valiente de la novela. Son grandes cualidades que no abundan en este libro; de hecho la mayoría de los personajes son mentirosos compulsivos, como mínimo mienten más de una vez; y como si se tratara de un castigo divino, todos los mentirosos mueren, almenos en este libro. Entre los más valientes no incluyo a la propia Wren que tiene un miedo paranoico a la magia y hay algún momento que deja que muera gente. En este libro no me pone tan nerviosa a ese respecto como en Los Talismanes de Shannara que comentaré cuando vuelva de vacaciones. Ella tiene razón al pensar que aquella gente no era muy digna de salvación ni de todos los esfuerzos que estaba haciendo; pero Wren al contrario que muchos elfos, es una persona responsable y con gran sentido del honor; le mueve  el cumplimiento de una promesa  y la idea de que no puede permitir  que un amigo muriera en vano.
El personaje que más va creciendo internamente es Walter Boh que vence sus miedos y acepta sus responsabilidades sin objeciones.
 
No me prolongo más en el comentario de este libro porque la historia se centra muchísimo en Wren, hay muchas páginas dedicadas a Walter y un suceso interesante con respecto a Coll y la tremenda astucia de Rimmer Dall. Pero es Wren quien lleva la carga emocional del libro, la cual se va incrementando paulatinamente y si a eso le sumamos un ambiente pesadillesco y lo que he mencionado antes:  el resultado es un libro francamente bueno.

 
 

Articulo publicado en Literatura con las etiquetas: , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 2 ?