Ravenor

Ravenor

Título: Ravenor
Autor: Dan Abnett
Edita: Timun Mas
Año. 2005
Pertenece a la saga Warhammer 40.000

Es la continuación de la “Trilogía de Eisenhorn”. Ravenor también es una trilogía pero parece que aquí las continuaciones no han llegado..

Al empezar el libro aparece una introducción de una sola página que termina con este curioso párrafo.

Ser hombre en una época semejante es ser simplemente uno más entre billones de personas. Es vivir en la época más cruel y sangrienta imaginable. Éste es un relato de esos tiempos. Olvida el poder de la tecnología y de la ciencia, pues mucho conocimiento se ha perdido y no podrá ser aprendido de nuevo. Olvida las promesas de progreso y comprensión, ya que en el despiadado universo del futuro sólo hay guerra. No hay paz entre las estrellas, tan sólo una eternidad de matanzas y carnicerías, y las carcajadas de los dioses sedientos de sangre.”

¡Pero con qué alegría empezamos!. Recuerdo lo que me dijo me dijo una amiga sobre la Trilogía de Eisenhorn: “Tanta acción me cansa. Me gusta la oscuridad pero hasta cierto punto, esto es todo tan, tan, oscuro…”-. Yo me eché a reír. Ciertamente este párrafo ha delatado al propio escritor. Abnett es un escritor oscuro para una saga oscura; ¡sólo hay que ver lo que hacen los “buenos”, el propio Ravenor puede poseer a una persona como si fuera un demonio del Caos!, lo que hace que un psíquico, y más aún un inquisidor, esté siempre en el filo de la navaja. No me extraña que hubiera “Cazadores de Brujas” que creyeran que los poderes psíquicos eran una herejía en sí mismos, me parecían unos lunáticos en la Trilogía de Eisenhorn pero después de leer “Ravenor” he empezado a pensar que tan vez estuvieran en lo cierto.

La historia comienza con el infeliz inquisidor Gideon Ravenor. Digo “infeliz” porque ya nos cuenta que durante un ataque enemigo el “ardió”, lo que sobrevivió está metido en una silla acorazada. El hecho de que esté impedido físicamente obliga necesariamente a hacer que los personajes secundarios tengan más peso. Gideon Ravenor heredó lo que quedaba del equipo de Eisenhorn y contrató otros nuevos; y son básicamente, una pandilla de matones (matones/nas porque ellas son igual que ellos pero en versión “tia buena”). Ravenor está investigando el origen del tráfico de cristales que son vendidos y utilizados como droga. Pero no hace falta que diga que Dan Abnett no ha escrito una trilogía de Warhammer 40.000 para hablarnos de la lucha contra el tráfico de drogas ¿verdad?.

Me es difícil hacer una crítica rotunda a lo que técnicamente sería la tercera parte de un libro, de una historia. De la trilogía de Eisenhorn me gustaba más “Malleus” que “Xenos” (tan vez porque el plagio de algunas escenas de Xenos a Star Wars y James Bond era demasiado descarado y alguna cosilla más). Huelga decir que la acción es un poco más pausada que el “Xenos”, cosa que se agradece, ya que una persona acostumbrada a leer muchísimo y de mucha calidad (como yo) tanta acción le provoca aburrimiento.

En cuanto a las continuaciones…el hecho de que el libro sólo se llame “Ravenor” y no ponga abajo “Trilogía de Ravenor” me huele muy mal. En cuanto se publicó “Ravenor” en el Reino Unido, Timun Mas corrió a editarlo. Han pasado ya varios años y las continuaciones están en el Reino Unido pero no en España. Vi la lista de los más vendidos del 2008 de Timun, Ravenor estaba en el puesto 47 ó 48, es decir tiene esa posición a dos años de haber sido editado. No lo veo mal pero al parecer López Jara (el editor) ha decidido darle prioridad a otras cosas. Aún así soy optimista.

 

 
Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
  Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
             
 
 
Text-to-speech function is limited to 100 characters
 

 

 
Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
  Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
             
 
 
Text-to-speech function is limited to 100 characters
 

Articulo publicado en Literatura con las etiquetas: , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 14 ?