Sascha Yegulev, historia de un asesino

Sascha Yegulev, historia de un asesino

El amor ansía ser correspondido; buscan las lágrimas lágrimas que les respondan. Y cuando el alma de un gran pueblo sufre, su vida entera acusa el dolor; tiembla toda alma viva y los de corazón puro van al sacrificio.
Así le sucedió a Sascha Pagodin, joven bello y puro. Para la satisfacción de la pasión y sus dolores, la vida le abrió el corazón a esas voces agoreras que la vida le abrió el corazón a esas voces agoreras que otros no oyen, y su sangre victimaria colmó hasta los bordes el áureo cáliz. Triste y tierno, amado de todos por la belleza de su rostro y la severidad de sus ideas, apuró aquél hasta el fondo del alma con sus ávidos labios y murió antes de tiempo, y fue su muerte solitaria y terrible. Le dieron sepultura junto con malhechores y asesinos, cuya suerte voluntariamente compartiera; no dejó fama de bueno, ni se alza cruz alguna sobre su ignorado sepulcro.

¿Quién cierra los ojos de un asesino? Hasta el Día del Juicio seguirán abiertos y mirarán fijos en la oscuridad. ¿Quién osaría cerrar los ojos de Saschka Yegulev?
Pero su madre vive, y su madre lo llama “Mi Sascha querido.

Así comienza una de mis novelas favoritas: Sascha Yegulev, historia de un asesino; del olvidado Leonid Andreiev; digo “el olvidado” porque al parecer que se eliminado a Andreiev de los planes de estudio de la literatura rusa en España y a muy duras penas puedo encontrar alguna web donde descargar algo. Como dice Natalia Roa en su prólogo a la obra –la historia de la literatura está llena de injusticias que poco hay en ello de sorprendente- porque sin duda es una de las más bellas novelas escritas en esa lengua; una novela corta, delicada y dolorosamente trágica-. Como todas las novelas rusas de hecho. Huelga decir que la editorial Andrés Bello en su prólogo desvela el final, cosa que odio, así pues a quien la compre le sugiero que lea sólo el prólogo propiamente dicho, que es la biografía del autor y el contexto de la obra, y se salte el comentario de la obra.
En Internet he encontrado Sascha Yegulev, género: ficción… bien, bien, la novela es ficción pero eso es una categoría no un género literario; la obra pertenece al Realismo-Naturalismo.
Sascha Pagodin es hijo de un difunto general, vive con su madre y su hermana. Lo cierto es que Sascha es un alma inquieta e hipersensible por naturaleza; sufre la situación de su pueblo y de su país en general. Su universo personal se trastorna cuando su madre le cuenta que estando su padre estando borracho este le da una paliza y como consecuencia el que debió ser su hermano mayor nació muerto. A partir de ese momento el alma sensible de Sascha se convierte en odio a sí mismo, a su origen de clase alta y establece contacto con movimientos revolucionarios y antisociales.
Es muy interesante el conflicto de identidad que sufre Sascha ya que el ama su Patria Rusia, pero su madre es griega, el es ruso porque su odiado padre, el general Pagodin era ruso.
Un día se presenta en su casa Kolesnikov un expresidiario veinte años mayor que él y en mi humilde opinión, el hombre que arruinará su vida. Kolesnikov llega a casa de Pagodin como lo que es: un asesino duro que nunca ha conocido otra cosa más que violencia, nunca ha conocido el amor y él tampoco ha sido capaz de amar a nadie. Conocer a Elena Petrovna, la madre de Sascha y al propio muchacho perturba el alma del hombre; ambos están llenos de amor pero Sascha además sufre por el pueblo y por la tierra, es un dolor de amor sincero; a los ojos de Kolesnikov lo convierte en un alma pura.
Dame un hombre puro y me echaré al campo con él a robar y a matar-…. Sí a robar y a matar, eso es, porque su pureza me santificará. De la taberna haré un templo, eso es. Y de los popes y el templo, una taberna-. Elena Petrovna se escandaliza y le dice que los actos también deben ser puros. Kolesnikov le contesta: –¿Los actos?, ¿los actos quien los realiza?, pues los hombres… sólo de la sangre pura brotan flores…
Kolesnikov también encontró otra alma pura (¡a la cual ni siquiera deja salir de casa!), un marinero, padre de familia pero según él no sabe mandar.
Mi padre fue mucho tiempo siervo, y yo toda la vida, eso es sufro servidumbre- Él va buscando una “alma pura” para dirigir su pseudorevolución, un alma pura de entre los amos… Es un tipo de personaje que aparece también en «Los Demonios» de Fedor Dostoievski, otra de mis novelas favoritas.

Resumiendo: una novela muy rusa con unas concepciones espirituales muy diferentes a las de Occidente (una “rayada rusa”, como yo lo llamo). Yo le veo pequeños defectos en la narración, pero muy pequeños. Andreiev no es Dostoievski pero me encanta. Por cierto, no comparto la interpretación del final que hace Natalia Roa, es más, yo diría sucede lo contrario. Enlace

Otra versión

Acabo de descubrir que Espasa Calpe edita el mismo libro con el título de Sashka Zheguliov, así, sin más. Ya había visto la imagen de esa portada en Google anteriormente pero creía que ya no editaba la obra. Yo busqué a Andreiev y no encontré nada en la web de Espasa-Calpe. Por lo visto hay que poner “Andréiev” con acento porque tienen un buscador quisquilloso, osea, muy malo para obras rusas donde la grafía de las traducciones hace estragos.
Pero… ¿han visto ese horror de portada?¿qué es eso?¿una “R” al revés?¿quién fué el lumbrera que ideó la cubierta?@_@

 

 
Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
  Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
             
 
 
Text-to-speech function is limited to 100 characters
 

 

 
Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
  Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
             
 
 
Text-to-speech function is limited to 100 characters
 

Articulo publicado en Literatura con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

0 Responses to Sascha Yegulev, historia de un asesino

  1. antonio dice:

    Me resulta un folletín de tercera, del que el propio Andreiev no sabe como salirse. Las cosas han cambiado mucho y si Leonidas levantara la cabeza y hubiera visto lo que acabó haciendo Stalin con esos espìritus puros se suicidaría el mismo. Son los auténticos "tontos útiles" del comunismo que abrieron tanto los ojos, que no los han podido cerrar nunca. Por favor, de Dosotievsky nada. Es. pero que nada, eh?. Saludos y a otra cosa

  2. hace mas de 40 años lei esta novela y que recuerdos tan bellos esos nombres, la quise leer nuevamente pero en la vida volvi a escuchar ese nombre hasta ahora k la vuelvo a encontrar en internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 2 4 ?