Victoria


Victoria de Joseph Conrad

Título: Victoria
Título original: Victory an island tale
Autor Joseph Conrad
Año de publicación: 1914
Año de esta edición: 2005
Edita: Alfaguara
ISBN: 84-204-6692-1

Las referencias del libro son impresionantes.

Los héroes de Conrad se creen a salvo hasta que la vida los obliga a pelear. Cualquier lector se reconoce en ellos”-.
Arturo Pérez-Reverte.

Me alegro de estar vivo, aunque sólo sea por el mero hecho de poder disfrutar de la lectura de este libro
Jack London

Cuando fué publicada Victoria se agotaron las dos primeras ediciones en 24 horas, todo un best-seller. Es curioso cómo actualmente es una de las obras más desconocidas de Conrad. En España tan sólo lo edita Alfaguara y tuve que encargársela a la librería.

Esta novela está físicamente dividida en cuatro partes pero yo distingo dos. La historia de Axel Heyst, el protagonista y la parte romántica cuando Lena y Axel están juntos en su isla.

Axel Heyst es un ciudadano sueco (se dice que es un aristócrata pero no está confirmado en ningún momentos en el libro), que lleva una vida de eremita viviendo solo en un islote. Su socio murió en Europa y el negocio que llevaban ambos quebró. Esa oscuridad que rodea a la persona de Heyst hace que la gente desconfíe de él. Y su asociabilidad pone peor las cosas. El odio que genera Heyst se agrava cuando decide ayudar a huir a una chica que era miembro de una orquesta de mujeres y era constantemente acosada por el hotelero y maltratada por su mujer.

Nunca había leído una novela romántica de Conrad así que no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar. Las primeras líneas me sorprendieron ¡describe carbón!, lo habitual en Conrad es describir el mar, el Támesis… siempre elemento agua.
Morrison el socio de Heyst es un racista y un sinvergüenza. Es curioso observar que Morrison se niega a aceptar a los portugueses como blancos, lo que demuestra que pese a sus constantes relaciones con el reino unido, Portugal siempre ha sido para ellos un país de tercera. Los sospechaba pero ahora tengo la confirmación.

La pregunta de si Conrad se dejó llevar por los cánones tradicionales de novela romántica-best seller o sigue siendo él mismo la tengo respondida nada más comenzar el capítulo tres: -”Siendo la naturaleza humana lo que es, a saber, una mezcla de necedad y de rapiña, hubo no pocos que fingieron indignarse con la autoridad que les confería una propensión generalizada a creerse cualquier infamia; y muchos otros que encontraron sencillamente ingenioso llamar a Heyst “Araña”-a escondidas, por supuesto-.” Entonces lo tuve clarísimo: es una “conradiana”, 100% libro de Joseph Conrad. Conclusión que volví a ratificar en la página 73-. “El mundo es un perro rabioso. Dale una oportunidad y te echarán el diente”-.

Alex y Alma (Lena), pese a despertar una terrible animadversión en la gente no corren peligro estando en su isla. La amenaza viene con la llegada de dos individuos que inicialmente no tienen nada que ver con ellos pero que el odio de un personaje les pondrá sobre la pista.
El iracundo personaje es el hotelero Schomberg que se había encaprichado con la chica y la acosaba diariamente. Schomberg celoso, cobarde y tonto. Su capricho con Alma parece ser que es una mezcla entre necesidad sexual y moral. Necesita a la jovencita para sentirse más hombre. No, no me lo estoy inventando, no es fruto de mi mentalidad feminista radical. Lean ustedes (pag. 133): “-Ah!, si por lo menos tuviera consigo a la muchacha: sería poderoso, resolutivo, audaz se las vería con veinte como ellos, no temería a nadie bajo el sol. Y era que la posesión de la señora Schomberg no invitaba al despliegue de las virtudes masculinas. En lugar de no temer a nadie sentía que temía por cualquier cosa.”- ¿Ven a qué me refiero?

Inicialmente mi obsesión por conseguir hacerme con esta novela era de origen morboso. Me explico. Leí en la biografía que escribió John Stape sobre Conrad “Las Vidas de Joseph Conrad”que en el que afirmaba que el personaje de Mister Jones estaba basado en una persona real (eso es muy habitual en Conrad), con el que había tenido una aventura. El biógrafo afirmaba que era la única relacón homosexual conocida de Conrad. En estos momentos hice una línea bajo el título del libro en cuestión, le hice un redondel a la página y empecé a buscarlo por internet. No me perdería por nada del mundo la única aventura homosexual de mi ídolo literario.

¿Cómo retrata a Mister Jones?. Pues es terrible. Es un misógino, un ladrón con formas de caballero y un asesino. ¿Cómo Conrad se dejó seducir por semejante tipo? El personaje de la novela carece de tendencias homosexuales, entonces me pregunté de donde sacaba John Stape semejante información. Tenía la edición de bolsillo de la biografía (las ediciones de bolsillo ponen las referencias detrás y juntas); yo pensaba que me remitiría al propio libro de Victoria. Busqué la versión en inglés y me encontré con unas “Author’s Notes” fechadas en 1920. Para Alfaguara dicho prólogo no existe, una lástima ya que físicamente la edición deAlfaguara es buena, es bastante grande, la letra tiene buen tamaño y son más de 400 páginas (la edición on-line que corre por ahí tiene 173 creo recordar), maravillosa salvo por ese error garrafal inexplicable, ya que cuando editaron el libro en 2005 los derechos de autor estaban bien caducados (Conrad muere en el 1924), tampoco se incluyen las “Note to the firth edition”, el prólogo de la primera edición. Es inexplicable lo que ha hecho Alfaguara.

Me cuesta traducir la prosa inglesa de Conrad pero en el prólogo relataba el porqué la novela se llama “Victory”. Habla del personaje de Mister Jones, del año en que ocurrieron los hechos (cuando se liaron, para que lo entendamos mejor) y el lugar. Creo que está utilizando eufemismos porque me cuesta de entender bien lo que quiere decir aunque está claro que apenas lo conocía, ni siquiera sabía su nombre de pila (en la novela se le llama “Mr. Jones a secas”), Conrad sólo sabía que era un jugador profesional. No se volvieron a ver.

Otro personaje basado en una persona real es precisamente mi preferido Martín Ricardo. Ricardo es el “secretario” de Mr. Jones, es un asesino, un ladrón y un violador frustrado. Algunos se habrán quedado de piedra preguntándose porqué semejante individuo es el preferido de la mujer que escribe estas líneas. Ricardo es un personaje extraño. Idolatra a su jefe, le es inmensamente leal, no tiene escrúpulos, posee una innata tendencia a la violencia, y una extraña necesidad de comunicarse con los demás. La persona original se llamaba igual. Cuidaba de un anciano español, era bajito y poseía unos impresionantes ojos verdes como los de un gato. A Conrad le resultó francamente inquietante y con una personalidad desconcertante que ha reflejado muy bien en el libro de ficción.

La novela puede ser tachada de previsible (o tal vez yo conozco demasiado al autor para saber cómo va a terminar). Personalmente, la mejor parte del libro es, como ya me figuraba, el desenlace; lleno de indirectas, juegos de palabras, hipocresía escondida, diálogos brillantes en definitiva. Es el juego del ratón y el gato; donde el ratón no tiene donde ir y no hace nada más que dar vueltas sobre la jaula esperando el ataque letal del gato en una desesperante agonía.

Una curiosidad:
Buscando la edición en inglés del libro en Proyect Gutenberg, en los temas que trata el libro (subjects) encuentro: “abused women – ficción” (mujeres abusadas – ficción). Me llamó la atención, la verdad. Miren y vean.

La versión en castellano de Victoria estaba subida en Librodot pero no se que pasa que el enlace no funciona. Solamente he encontrado el de Quedelibros

si al final tendré que hacer mi propia web de descargas…

 

Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
Text-to-speech function is limited to 100 characters

Detect language
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
Afrikaans
Albanian
Arabic
Armenian
Azerbaijani
Basque
Bengali
Belarusian
Bulgarian
Catalan
Chinese (Simp)
Chinese (Trad)
Croatian
Czech
Danish
Dutch
English
Esperanto
Estonian
Filipino
Finnish
French
Galician
Georgian
German
Greek
Gujarati
Haitian Creole
Hebrew
Hindi
Hungarian
Icelandic
Indonesian
Irish
Italian
Japanese
Kannada
Korean
Lao
Latin
Latvian
Lithuanian
Macedonian
Malay
Maltese
Norwegian
Persian
Polish
Portuguese
Romanian
Russian
Serbian
Slovak
Slovenian
Spanish
Swahili
Swedish
Tamil
Telugu
Thai
Turkish
Ukrainian
Urdu
Vietnamese
Welsh
Yiddish
Text-to-speech function is limited to 100 characters

Articulo publicado en Literatura con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Victoria

  1. Sorprendente novela. Una especie de ajedrez donde todas las piezas van encajando y donde los retazos de civilización definen la suerte de los personajes.

  2. spe dice:

    Te animo a la idea de los links.Si es que si quieres algo bien hecho ¡hazlo tú mismo! :DConrad nunca decepciona, verdad?Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 7 ?