Destruir la historia para construir una nueva

Del mismo modo que un árbol no puede vivir sin raíces, una nación no puede existir sin una historia.

El proyecto estado-nación requiere una “excusa”, una religión, un grupo étnico, una lengua y algún episodio histórico común. Algún punto donde los integrantes de la comunidad se sientan unidos los unos a los otros, que sientan que son la misma cosa.

El sentimiento nacional es un sentimiento sí, pero necesita una base real para crearlo. En el proceso de creación de un estado veo actualmente dos modelos: el destructivo, el “Estado Islámico”; y el «manipulador» en los independentismos europeos, lo que denomino “proceso de creación de los micropaíses”.

Islamistas destruyen estatuasEl estado islámico no va por ahí destruyendo estatuas y monumentos no-islámicos simplemente porque lo haya hecho Mahoma. Ahí veo yo una intención más perversa todavía. Las personas tienen tendencia innata a olvidar el daño causado por gente que es afín a sus ideas. ¿Veríamos igual al Imperio Romano si no nos hubiera traído la civilización a lugares donde sólo había tribus celtas matándose entre sí incapaces de crear un estado como era el caso de la Península Ibérica?. Los romanos trajeron código penal, código civil, una estructura representativa y organizativa donde no la había. Los islamistas al cabo de unas décadas dirán –“Nosotros somos la madre de todas las cosas, aquí no había nada antes que nosotros, nosotros lo hicimos todo-. Eso enseñarán a los niños de las escuelas coránicas y ellos lo creerán porque no verán otra cosa más que los monumentos islámicos. Recuerdo hace unos meses cuando encontré por casualidad un vídeo donde un hombre palestino decía que cuando era niño le dijeron en la escuela que el Islam era la religión más antigua del mundo. Él se sintió profundamente consternado al descubrir la verdad años más tarde. Este hombre pudo descubrir la verdad porque encontró pruebas de lo contrario. Pero… ¿y si destruyen todas las pruebas visibles?, sería mucho más fácil perpetuar el engaño y mantener en un radicalismo perpetuo a la población que no conocerá más historia que la islámica. No importará los genocidios que hayan cometido. En unas pocas décadas todos sus crímenes se les serán perdonados, olvidados e incluso negados. Las generaciones de nuevos libios, iraquíes y sirios nunca sabrán que hubo algo mejor en el pasado y diferente que fué bárbaramente arrasado, vivirán en un oscurantismo perpetuo. ¿Se han preguntado ustedes alguna vez qué hubiera ocurrido si los poderes cristianos tras la caída del Imperio Romano hubieran destruido todas las obras de Aristóteles, Séneca, Eurípides, Sófocles, Tácito, Hipócrates… por citar unos pocos autores pre-cristianos?, ¿y si se hubieran quemado las copias del derecho romano? ¿y se hubieran destruido los edificios griegos y romanos así como las estatuas?. La historia de Europa, el derecho, el teatro, la arquitectura, la escultura, la democracia, la medicina… todo, desde las artes plásticas hasta la organización democrática actual sería completamente distinta si la Iglesia en su momento, a pesar de las cruzadas y el radicalismo decidió guardar y copiar los textos pre-cristianos. La historia es la que es porque la Iglesia, como organizador de la sociedad, guardaba un respeto reverencial al Imperio Romano “La Madre de todas las cosas” en Europa, consideró que los textos profanos eran valiosos y los clérigos los copiaron letra a letra, dibujo a dibujo en papiro.

EL PROCESO DE CREACIÓN DE LOS MICROPAÍSES

 En el caso de los independentismos en Europa (yo lo llamo “proceso de creación de micropaíses”, porque los países que componen el continente son cada vez más pequeños), no necesitan destruir físicamente la historia, basta con robarla para poderla transgiversar. Los estados recién nacidos necesitan reinterpretar la historia y las historias de la gente para poder existir. Hace seis años estaban Rusia y Ucrania peleándose por la memoria del escritor Nikolai Gógol, nacido actualmente en lo que hoy es Ucrania pero en aquellos años era Rusia. Gógol escribía sobre leyendas y costumbres de los rusos de su zona, que era la gente que más conocía. Del mismo modo que yo escribiría sobre los valencianos, que son lo que más conozco de España. A Gógol le parecería un disparate, que ni en sus cuentos más fantásticos podría imaginar, el hecho de una Ucrania independiente de Rusia. Si Valencia se convierte en «País Catalán» me pregunto si los independentistas no harían una reinterpretación de la vida de mucha gente, especialmente de gente notable como la de Vicente Blasco Ibáñez que escribía sobre los españoles que más conocía, los suyos, los valencianos. 

La idea nacional catalana se basa en un idioma, que es fundamentalmente un castellano antiguo (les recuerdo que la desaparición de la apostrofación, los sonidos de las consonantes y vocales fueron cambiados de manera artificial hace siglos, y muchos verbos como “tancar, o “arribar” simplemente han caído en desuso en castellano).
Este es el caso de los independentistas catalanes y el Archivo de la Guerra Civil Española, conservado y unificado en la ciudad de Salamanca. Para conseguir su investidura como presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero pactó con Esquerra Republicana de Catalunya la entrega de varios miles de documentos de ciudadanos catalanes. De entrada significaba la ruptura del archivo que dificultaría el trabajo de los historiadores. Recuerdo una de las “memorables” afirmaciones de Rodríguez Zapatero “España es algo cuestionado y cuestionable”, y tal y como habló actuó. Hubo anteriormente bastante polémica con el Archivo de la Corona de Aragón (Cataluña era propiedad del Rey de Aragón), porque los independentistas catalanes también querían echarle el guante y no tengo claro que no lo consiguieran. No se ha vuelto a hablar del tema.
El tema que nos ocupa ahora es el del Archivo de la Guerra Civil Española y lo que sí se sabe con seguridad es que lo que se firmó se ha terminado convirtiendo en un expolio. la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca afirma que 2.000.000 de documentos han salido del archivo sin autorización de los legítimos propietarios y de gentes pertenecientes a todas las regiones de España. Probablemente los políticos independentistas tendrán ahora material para trabajar en lo que siempre han buscado: crear la idea de que Cataluña es una nación que ha luchado contra España.
Policarpo Sánchez , el presidente de la asociación “Salvar el Archivo de Salamanca”, fue un funcionario del archivo que denunció que la Generalidad de Cataluña se estaba llevando documentos que no le correspondían.
“…perdí mi trabajo en el que yo he pasado diez y ocho años de mi vida como investigador con poder notarial en el Archivo de Salamanca, revisando y estudiando en jornadas de más de diez horas, cada uno de los documentos del Archivo. Imposible olvidar la llamada que me hizo mi jefe una mañana para exigirme que bajara el pistón con esas declaraciones que comencé a hacer sobre el Archivo. Me telefoneó desde Córdoba y yo le expliqué mis motivos y después de aquella información se me rescindió el contrato. He visto que el poder ha ido a aplastarme…”
Si un funcionario público es despedido por proteger el patrimonio del estado para el que trabaja es que algo está muy podrido en el sistema. El Partido Popular en la oposición criticó mucho la actuación del Partido Socialista pero cuando llegó este al poder hizo exactamente lo mismo.
La asociación “Salvar el Archivo de Salamanca” con el lema “Para que siga siendo de todos y nunca moneda de cambio”, reúne fondos para soportar los litigios contra la Generalidad de Cataluña y pide ayuda económica y moral a gente de todas las ideologías.

Blog oficial de la asociación. http://salvararchivo.blogspot.com.es/
Twitter https://twitter.com/salvararchivo
Facebook https://www.facebook.com/pages/Salvar-el-Archivo-de-Salamanca/

Articulo publicado en Otros artículos con las etiquetas: , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 5 9 ?