Por qué la literatura – Santos Sanz Villanueva

El Mundo mes de noviembre ú octubre
(en la columna de Umbral 66)

Desde tiempos lejanos, la sociedad se pregunta por qué existe la literatura.
Sirve para enseñar y entretener, y alcanza la perfección quien mezcla lo útil con lo dulce, explicó Horacio a unos alevines de poeta. La literatura es una actividad noble nacida de la propia condición humana, que la necesita para penetrar en la naturaleza del mundo más allá de donde llegan las ciencias experimentales. La literatura intuye los misterios de la realidad, ilumina nuestros secretos más privados, ilustra la vida social, incita a ser mejores o más justos, permite vivir otras vidas que nunca estarían a nuestro alcance y también nos consuela, en ocasiones.

Que cumplía algunos de estos fines estaba claro para escritores y lectores hasta hace poco. Hoy, en cambio, anda sumida en una gran crisis de identidad. Nunca se había dado juntas tantas circunstancias capaces de ponerla en peligro. Las nuevas tecnologías se ven como una grave amenaza, pero son más un reto que un problema. Lo audiovisual hará distinta la literatura del futuro y el hipertexto en la Red, abre caminos insospechados, pero será literatura. Otro cantar es la trivialización a la que estamos llegando.
Nuestro tiempo ha llevado a primer plano ambiciones espurias. Hoy, todo el mundo quiere ser escritor, o, para ser precisos, novelista. Telefamosos, periodistas, políticos, profesores, historiadores, críticos… La escritura ha dejado de ser dedicación silenciosa de alguien que necesitaba decir su verdad para convertirse en un medio de satisfacer la vanidad, ganas un buen dinero, lograr fama o adornarla con el prestigio de la cultura. Que se escriba da igual. Las librerías se llenan de templarios enloquecidos, policías listos como el hambre, conspiradores de catacumba y frenéticos aventureros. Esas ambiciones no pasarían a mayores si buena parte de los editores no trataran la cultura como puro objeto de consumo, bienes de moda con fecha de caducidad y reciclables. El monetarismo más crudo mueve a muchos escritores, que compiten por ver quién vende más o presumen de haber conseguido mayor adelanto. Todos andamos al menos un poco pillados por esta situación y la crítica, que podría servir de cortafuegos, o participa aún sin quererlo en la trampa o resulta inútil.
Así que el lector común está inerme. En los grandes almacenes compra productos de grado cero de la escritura tomándolos por literatura. En realidad, se lleva mercancía con marca, el nombre de un habitual de la tele, la radio o la prensa. El objeto libro le contará simplezas o no se enterará, porque en la escuela nadie se preocupó de educar la sensibilidad. Le hablará, además, de asuntos absurdos o esotéricos, mientras el planeta podría tener los días contados y el capitalismo rampante desarma a los individuos. Y no se tache esto de demagogia alegando que el arte es ante todo arte. Arte sí, para la vida, no para el embrutecimiento.
Por suerte, quedan núcleos de resistencia entre autores, lectores y editores, pero la situación general es más que preocupante. ¿Por qué la literatura? La banalización y el mercantilismo dan actualidad rabiosa a esta pregunta. Debería tomarse en serio para que la encrucijada actual no desemboque en una agonía de fatal desenlace.
_____________
Este artículo me gustó tanto que pensé en hacer un blog para llamar la atención sobre la situación de la literatura.

Articulo publicado en Literatura. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Por qué la literatura – Santos Sanz Villanueva

  1. Frank Quasar dice:

    Loable tu esfuerzo personal por denunciar el lamentable nivel medio de la literatura hoy, Quisties.Como sabes, en lo esencial estoy de acuerdo con tu punto de vista y el del autor de este artículo (yo inicié el debate correspondiente en Los Espejos de la Rueda), no obstante, quizá porque soy optimista por naturaleza, la situación no me parece tan catastrófica. Expresiones dramáticas como “ha muerto la novela”, el cine o la civilización, ya puestos, se utilizan demasiado a la ligera, con afán de llamar la atención más que otra cosa.A mi modo de ver el verdadero problema cultural de nuestros tiempos es el mercantilismo/capitalismo que rige todos los órdenes de la sociedad, es excesivo y saturante, ¡no todo se puede comprar y vender como si fueran chorizos, joder!, y aunque se pueda, no se debe.El próximo giro social devolverá a la literatura (y al arte, la religión, las relaciones humanas y otras minucias) a “su” sitio, o al menos a uno más lógico que el mercadillo persa donde se despachan ahora.He dicho (jajaja, una bromilla para desdramatizar una declaración tan “antisonante”, que diría un granhermano cualquiera).Un saludo desde Gijón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 7 4 ?