El Juego de Ender

 

El Juego de Ender

El juego de Ender mi análisis personal del libro

Autor: Orson Scott Card

Edita: Ediciones B

ISBN:  9788466653954

 

La película esta muy resumida. No explica bien las cosas, el libro si lo hace. Hay muchas diferencias entre la película y le libro. Ender no hace amigos en el vuelo de ida, sino enemigos.  En el libro Alai es el mejor amigo de Ender pero en la película parece que es una chica, Petra Arkanian. La reacción del Alto Mando tras la batalla final es diferente en la película…

Una amiga me dice que el Juego el Ender le recuerda a Harry Potter. Pero en Harry Potter enseñan a los niños a ser buenos mago,s a vivir en una sociedad donde la gente tiene unas características determinadas. Aquí es lo contrario, a los niños se les saca de su entorno civilizado para convertirlos en una maquina militar, les roban su infancia, los mejores años de su vida, les separan de sus lazos afectivos, no les permiten comunicarse con el exterior, se enfrentan entre ellos….son niños-soldado. El Juego de Ender tiene mas en común con los Juegos del Hambre y el Señor de las Moscas que con Harry Potter. Ender se da cuenta de que es un asesino más perfecto que su hermano Peter y que por eso le ascienden tan rápido. Ender fue una anomalía, a los humanos no se les permite tener mas de dos hijos. Ender acepta su situación porque nació para ser un instrumento. El hecho de que en la película no se explique este contexto dificulta el entendimiento de porqué Ender acepta convertirse en un instrumento militar.

La deducción de Bean es impecable: Los profesores están destrozando el juego ¿por que? “algo tiene que ir muy mal en la guerra real para que los profesores estén saltándose las normas del juego”. Les necesitan porque los inadaptados sociales son más creativos. Esa creatividad en una batalla donde el enemigo es superior en fuerzas puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

Craff y Anderson hacen lo imposible por destruir las amistades que va haciendo Ender. El coronel Graff, papel que interpreta Harrison Ford en la pelicula, es un hombre que destruye las vidas de los niños y los reconvierte a imagen de sus deseos. A Ender le gusta Graff, cree que es una buena persona, un amigo; es un error que tarda mucho en descubrir. Graff y los suyos son gente muy eugenésica, buscan a quien les haga subir a una escala superior como el inventor de la rueda, la luz… el libro menciona directamente eso: –somos gente de segunda categoría con el destino de la Humanidad en sus manos-. El coronel pone a prueba la resistencia física y mental de Ender hasta el punto de ponerlo en serio peligro. Es un comportamiento deleznable y temerario. A su vez Graff esta forzando la situación y forzando las posibilidades de Ender hasta el punto de estar poniendo en riesgo su carrera también. ¿Es un idealista o un malvado?. Básicamente es un sociópata para quien el fin justifica los medios. Graff es el personaje mas interesante de la historia. El es el “villano”. Los malos de esta historia no son los insectores, de hecho, de ellos no sabemos nada hasta el final. Graff es cruel, retorcido y taimado; pero también profundamente humilde e idealista Algunos se sorprenderán por esta afirmación pero les recuerdo que las revoluciones: la francesa, la rusa… (son las mas estudiadas), estaban llenas de gente idealista, verdaderos sociópatas capaces de hacer lo que sea en tal de conseguir su “mundo soñado”, todo por una meta, no importa a quien se aplaste, ni a quien se utilice ni como se utilize. El coronel Graff tiene ese perfil, sabe que lo que hace esta mal, no le importa, tampoco le importa su carrera, solo le importa la salvacion de la especie humana. La frase que resume la mentalidad del Alto Mando, en especial la de Graff –Nuestros genes no nos dejaran decidir lo contrario. La naturaleza no puede hacer evolucionar a las especies que no tienen un deseo de supervivencia. Se pueden criar individuos destinados al sacrificio, pero la raza en su conjunto no puede decidir cesar de existir. De modo que, si es posible, mataremos hasta el ultimo de los insectores y, si no es posible, ellos mataran hasta el ultimo ser humano-.

Para Ender este entrenamiento supone un conflicto emocional y espiritual profundo – En el momento en que entiendo verdaderamente a mi enemigo en el momento en que le entiendo lo suficientemente bien como para derrotarle, entonces, en ese preciso instante, también le quiero… lo destruyo. Hago que resulte imposible volver a hacerme daño, lo trituro mas hasta que no existe«-. Tiene una gran empatía, a la vez que un poderoso instinto asesino. Eso fue lo que vio en coronel Graff en el, la razón por la que lo eligió: era una mezcla entre sus hermanos. El autor, Orson Scott Card, tiene una concepción más ambigua de la «empatía». Comúnmente, la empatía, la capacidad de entender a los demás, se entiende como algo positivo pero el escritor lo considera un arma de doble filo según como se use. Es algo que me ha llamado mucho la atención en el libro.

Pensar que Ender tiene instinto asesino es un error. Bajo mi punto de vista lo que posee Ender es un tremendo instinto de supervivencia. El instinto asesino es un instinto agresivo, el de supervivencia es defensivo. Ender siente que le quieren hacer daño, tiene miedo y se segura de que no vuelva a hacerle daño. La única forma de garantizar eso es matando. Ni el ni sus hermanos son capaces de vivir como niños normales. Lo reconoce Valentine – Ninguno de nosotros seria feliz por mucho tiempo no haciendo nada. O a lo mejor es que ninguno de nosotros puede ser feliz viviendo sin mas compañía que nosotros mismos”-. Valentine está  equivocada a ese respecto, ni ella ni sus hermanos pueden evitar ser superdotados, y por lo tanto tienen inquietudes diferentes a los de otros niños. Encomiable la franca sinceridad de Valentine: “Los seres humanos no desarrollaron el cerebro para tumbarse en los lagos. Matar es lo primero que aprendemos e hicimos bien o estaríamos muertos, y los tigres poseerían la tierra”-.

Hay una respuesta muy cínica del Alto Mando. Antes de empezar la batalla Ender pregunta si se puede usar el “Pequeño Doctor” contra el planeta y estos le responden. –Los insectores nunca atacaron a la población civil en ninguna de sus invasiones, tu decides si es correcto adaptar una estrategia que invitaría a represalias-. Realmente no puede haber una respuesta mas cínica. El cinismo es descarado especialmente cuando después de la batalla final, los Altos Mandos gritan y lloran de alegría por el exterminio de la raza alienígena. El Alto Mando miente porque lo que ellos buscan es la mejor respuesta militar de Ender, saben que el buscara el exterminio del enemigo, por eso lo eligieron. El hecho de que después de todo lo que le han hecho Graff y Rackham, Ender les pida ayuda para gobernar una colonia, muestra hasta que punto el muchacho tiene síndrome de Estocolmo.

Otra cosa que me ha llamado poderosamente la atención son las alusiones al «honor español» de Bonzo Madrid. He mirado la fecha en que se editó el libro: 1985. Si se hubiera escrito diez años más tarde esas alusiones hubieran desaparecido. La sociedad española ha cambiado mucho en los últimos treinta años. Ahora somos gente sin orgullo, tragamos con todo. Probablemente Orson Scott Card conoció la sociedad española antes de la democracia donde valores abstractos, tradicionales  y patrióticos aún persistían. Ahora somo una pueblo muy «domesticado». Estoy segura de que la mayor parte de los españoles actuales que han leído el libro no ha entendido lo del «honor español».   

La pregunta que tiene soterrada el libro es ¿somos fruto de nuestras decisiones o de nuestro instinto de supervivencia?. Me da la impresión de que el autor se inclina mas porque somos esclavos de los instintos que nos dio la Naturaleza.

Articulo publicado en Literatura con las etiquetas: , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 14 14 ?